VISITA ESPECIAL
“Una historia detrás de otra historia”

El pasado 13 de diciembre, el Centro de Jubilados recibió a integrantes de la Etnia Wichi, del Impenetrable Chaqueño y a la tesorera del Movimiento Indio, Elina Aguilar. En esta nota, los testimonios del encuentro, cedidos por la Comisión de Cultura.

Durante la Semana de la Dignidad de los Pueblos Originarios se produjo un encuentro en el Centro de Jubilados. Tres integrantes de la Etnia Wichi, provenientes del Impenetrable Chaqueño y la tesorera del Movimiento Indio, Elina Aguilar se hicieron presentes. El dato a destacar es que fue la primera vez que salieron de su lugar para dar a conocer su realidad.
Los tres integrantes de la Etnia Wichi que visitaron Santa Eufemia son Marcos Yayis, Cacique Comunal; Don Enrique Berte, Cacique General de los Wichis de la región del Gran Chaco; y Luís Giménez, Cacique Comunal y Pastor Indígena.
El encuentro comenzó con un video del Defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondito, y a continuación se emitieron imágenes del Impenetrable Chaqueño obtenidas en campañas realizadas anteriormente. La proyección se tituló: Vergüenza Argentina.
“Estamos muy mal, porque además de la precaria situación en la que vivimos (sin alimentos, sin medicamentos, sin agua, sin educación, sin trabajo), sufrimos la discriminación. A mí se me murió un hijo menor de un año en agosto de este año (por 2008), porque no me lo atendieron a tiempo en un dispensario, porque allá primero se atiende a otro y después a nosotros”, expresó dolido, el Cacique Comunal Wichi, Marcos Yayis, de 29 años. Agradeció a Santa Eufemia y la zona por lo recaudado en las campañas, y aclaró que los aportes entregados al coordinador de Urdiembre han llegado.
Con el apoyo y el compromiso asumido se posibilitó la reciente creación de un dispensario en Monte Cercado donde residen los Wichis. “Con este nuevo edificio, el Gobierno nombró a un médico y a una enfermera para que nos asistan”, afirmó, Enrique Berte. "Estamos muy mal, nuestra comunidad no tiene los medios y lo que han hecho ustedes nos pone muy bien", agradeció, Luís Giménez.
Por su parte, Marcos Yayis manifestó: “Nosotros no estamos acostumbrados a recibir ayuda. A veces se acercan y nos envían algo, otras veces nos envían pero no llega a nosotros, o si llega es muy poco y lo demás queda en algún puntero político”, manifestó. Y añadió: “No guardamos rencor, sólo queremos que nuestra comunidad tenga servicios. Sí, denunciamos la desidia de los políticos del Chaco que nos siguen discriminando ya que no tenemos agua, un trabajo digno y atención sanitaria”.
En tanto, Emilio Barbieris, coordinador del encuentro, relató lo vivido en las campañas: "Son desgarradores los testimonios de los nativos, quienes dieron cuenta de la crítica realidad por la que atraviesan....el nivel de explotación de los trabajadores dedicados a cortar leña y la producción de ladrillos, entre otras labores, hace que sólo perciban de 3 a 5 pesos por cada jornada laboral”. Y continuó: “Vimos cómo tienen sus casas cubiertas de vinchucas, que luego les transmiten el Mal de Chagas y los lleva a poseer un promedio de vida que no supera los 50 años”.
El próximo objetivo es la creación de una escuela, por lo que ya están planeando un nuevo viaje en marzo. “Debemos reconocer el gesto del cacique Yayis, quien dejó su casa y se mudó a un inmueble más precario para que 21 niños puedan contar con ese espacio para la construcción de una escuela”, reconoció Barbieris.
Al cierre de la jornada se planteó el compromiso de recaudar útiles escolares, ayudarlos a armar su bandera, que contará con una imagen en la que se compara al aborigen con un árbol: “Nos cortaron las manos, nos lastiman el tronco y la copa, pero con las raíces nunca podrán”.
Para realizar colaboraciones dirigirse a la Comisión de Cultura de Santa Eufemia.